jueves, 25 de septiembre de 2008

Abandono


Me vengo a poner en tus manos de Padre.
Haz lo que quieras conmigo, mas no hagas alarde.

Si pudiera creer en mi entrega, si pudiera entregar mi creencia,
creería en un alma que vela, entregaría mi vida y carencia.

Si amara tu Todo Absoluto, y aboliera mi nada constante,
abarcaría mi ser diminuto, consolaría mi alma radiante.

Si aceptara tu alarde en silencio, y soportara mi claustro por dentro,
entonces sería tu hijo, entonces mi vida… tendría sentido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tus comentarios!!!
Un abrazo.
Matías Néstor