sábado, 29 de agosto de 2009

Ella

Nada sé, sólo sé amarte. Sólo eso me regaló el Señor. Nada más en este mundo le pido fuera de su Regalo, ¿qué más podría convivir junto a ello? Su Regalo, su Tesoro, su Todo, me lo ha regalado a mí. Ella... ella con su corona sencillamente preciosa, divina, traída del mismo paraíso. Ella... ella es la Reina de mi corazón. ¡Desmesuradamente FELIZ!

viernes, 21 de agosto de 2009

La tierna ovejita del rebaño

Indefensa por el mundo camina la tierna ovejita del rebaño. Anda los caminos, perdida, sin saber cuál será su destino. Acaricia las afueras de sus tierras que anhela, anhela ir a su encuentro, pero perdida está, la tierna ovejita del rebaño. Ya no sabe a dónde ir, nada es igual que la vida en sus pagos, nadie la acaricia como el pastor que custodia de sus hermanos.
Un día, caminando, ya cansada, ya sin fuerzas y destrozada, la ovejita sonrió. Sonrió, y con su sonrisa volvió la paz. Era él, su bondadoso pastor, quien fue a su encuentro, ¡y la encontró! Perdida estaba, la pobre tierna ovejita. Hoy sonríe, hoy resuena el canto de su amado en lo íntimo de su rebaño. ¡Hoy, dulce hoy!

jueves, 13 de agosto de 2009

Amor

Andar el camino, recorrerlo hasta conocerlo cual palma de mi propia mano. Vivir cada instante, vivirlo como Cristo en su cruz aquel último instante, santo y bendito instante, por el cual llegó la redención a mi vida de hombre sin dignidad de semejante elogio y dicha. Felicidad sentida en la entrañable profundidad de mi esencia, y amor, amor sobre todas las cosas, el Amor que proviene de lo alto, por medio del Hijo, en comunión con el Espíritu. Amor eterno, desmedido, vinculado a Su propio ser que sólo eso sabe hacer... amar.

I have watched you fly

"Time... slipping through our fingers all the time...
You can say it doesn't matter."
.

Freddie Mercury - Back to life

lunes, 10 de agosto de 2009

¿De qué sirve...?

¿De qué sirve un mundo de valor, si perdemos un mundo de volar?

viernes, 7 de agosto de 2009

Caminos...

Caminos he buscado sin saber encontrar el fiel rumbro.
Caminos en la vida, a lo largo de este mundo.
Caminos fueron muchos, siempre largos y sinuosos.
Caminos, caminos, tantos caminos.
Nunca supe que observando con el alma
podría ver lo que en ellos se esconde...
¡todos conducen al mismo destino!,
¡oh, bendito y glorioso misterio!
Camino, camino hay uno solo,
el del Santo Padre junto al Hijo,
de la mano del Espíritu.