lunes, 11 de octubre de 2010

Ese tiempo...

Las insignificancias de los tiempos pronto acabarán.
La eternidad se encarnará por siempre jamás.
Jesucristo, el Ungido, sus alas abrirá.
Nuestra Madre, María, como el sol y la luna brillará.

Ese tiempo... tiempo que no es ni será tiempo,
ese tiempo ya es hoy, es hoy en el seno del mismísimo Dios.
¡Gloria, gloria, gloria al Creador,
a Jesucristo, su Hijo
y al Espíritu de Amor!

Amén. Así sea.

jueves, 22 de julio de 2010

Si volara


Si volara, lo haría tan alto, que sería inevitable encontrarme con mi Dios. Un encuentro "cara a cara", por las alas que Él me dio. Mi todo se consumiría con su abrazo y su amor. Mis ojos no verían más que luz alrededor. Mis brazos no abarcarían la inmensidad de mi Señor, sería Él quien me abrace, dando Vida a mi dolor. Ya no volvería de ese encuentro, ¡imposible regresar, el camino terminó! Hoy tomo esas alas y vuelo para no volver; hoy me elevo, y por siempre viviré.

viernes, 11 de junio de 2010

.
.
.
.
.
GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME AMAS.
.
.
.
.
.

miércoles, 2 de junio de 2010

Oración a san Francisco Javier


Francisco Javier, maravilloso misionero,
Diste tu vida para ayudar al mundo entero.
Predicaste sin descanso la alegría de la Vida,
Fuiste puente mediador de Jesús Eucaristía.
Por las noches, ya exhausto, no cesaba tu vida orante,
Entregabas a Dios Padre cada alma suplicante.
En momentos de penumbras, junto a Pablo repetías:
“sobreabundo hoy en gozo, no hay temor ni cobardía”.
Sé tú mismo hoy mi ejemplo, intercede ante mi Padre,
Dame fuerza en mi camino y acompaña tú mi viaje.

Matías Macagno

El ejemplo del Santo Misionero es una gran ayuda para acercarnos más a Jesús y amarlo de manera más intensa.
Él nos enseña que todos podemos ser mejores, todos podemos ser santos. Para eso solo basta encontrar nuestra forma de cumplir la misión que se nos dio, encontrar nuestra vocación. El Señor tiene algo especial para cada uno de nosotros. Francisco nos dice que conocer y cumplir esta vocación es la única forma de encontrar la verdad y el valor de nuestra vida.

Todo esto

Todo mi ser rebosa de alegría. Hoy creo que te amo más que nunca, y mi entrega a ti sigue siendo absoluta. Mis miedos se disipan… porque estoy contigo. Mi vida cambia… ahora tiene sentido. Tu Gracia colma mi ser, y la recibo para no decaer. ¡Cuánto quisiera que todo esto nunca acabe!, y por los siglos de los siglos poder contemplarte.

Jueves 11 de enero de 2007
Tandil

Este hoy

La tranquilidad reina en mi corazón.
Las preocupaciones, de a poco, se van borrando.
Mi comunión contigo parece ser más sincera y profunda.
¡Cuánto necesitaba, Señor, estos tiempos de recogimiento!
El ruido de la ciudad no existe. En cambio, reina el hermoso sonido de la más natural naturaleza.
Los animales despiertan, el cielo se ilumina, las estrellas se apagan, la lluvia cae, la brisa se atenúa, el verde se vislumbra. Y yo aquí, contemplando esa, tu creación.
Dame la gracia de vivir siempre en este hoy.

Miércoles 27 de diciembre de 2006
Monasterio Trapense

Sólo tuyo, Señor

Quiero ser sólo tuyo, Señor. Quiero que mi entrega sea absoluta. Quiero que me uses para lo que quieras. Rómpeme y hazme de nuevo, a tu manera. Eso será lo mejor. Quiero ser santo, ese es mi único deseo. Quiero que todo siga siendo difícil, porque vos me enseñaste que de las dificultades se sale ganando. Quiero poder reírme de las insignificancias de las vidas. Y quiero contagiar esa sonrisa, para que nadie se pueda “curar” jamás de ella. Quiero merecerme el título de hijo tuyo. Quiero mantener siempre esta fe, porque sé que sea cual sea su tamaño, es un regalo tuyo que cuidaré como mi tesoro más grande. Es el amor lo que me mueve hacia Ti. Que no lo olvide nunca. Así sea.

Viernes 29 de septiembre de 2006

lunes, 24 de mayo de 2010

Momento

Momento de reconciliación con uno mismo. Momento de oración, de recogimiento y paz. Momento elegido por Dios para que pueda obrar en mí. Es el momento indicado para abrir las puertas del corazón. Ya no es necesario el anuncio, pues el alma se encuentra en contacto directo con el Padre. Ya no hay nadie. Somos sólo Él y yo. Se siente, en esa intimidad, en ese reencuentro, una serenidad y calidez propias del contacto fraterno. Ya no hay secretos, realmente no los hay. Todo eso que tengo, en sus manos lo pongo. Todo dolor se asfixia frente al amor que recibo. Toda culpa se sana frente a su infinita misericordia. Ahora sólo queda vivir, anunciar, irradiar. Vivir la Vida que recibí, anunciar el Amor que observé, irradiar la alegría del contacto con Él. Amén.

¡Gracias Papá por tu presencia en mí!
22/11/08 - Casa Copello - Retiro de Adviento

domingo, 23 de mayo de 2010

Padre...


Padre, quiero vivir dirigido por tu voluntad.
Que mi vida sea una en tu infinito amor.
Que mis carencias no permitan que te pierda, oh mi Dios.
Que mis penas no atenten contra mi humano corazón,
y que mis miedos no me abrumen si siento que no estás Vos.
Que acaricie la alegría y sonría con tu voz.
Que recueste mis ideas en tu hombro sanador,
y me eleve dulcemente a tu cielo de esplendor,
para dormir en tu presencia cada noche de dolor.
Que tu Hijo me acompañe y sea siempre Redentor,
por los siglos de los siglos con tu Espíritu de Amor,
en la gloria de Vos, Padre, Santo Amable Creador.
.

sábado, 22 de mayo de 2010

¡Cristo resucitó!

¡Paz en la Tierra, gloria en las alturas!
¡Es Pascua! ¡Cristo resucitó!,
nos abre sus brazos para entregarnos su amor.
Su amor se hizo infinito en la santa cruz redentora,
su muerte nos dio Vida,
y su Vida nos salvó.
¡Alegrémonos en el amor! ¡Cristo vive!
Nuestra esperanza se renueva
por la luz de su corazón;
nuestro corazón, enamorado,
está de fiesta en viva comunión.

viernes, 21 de mayo de 2010

Todo tu amor

Un día el agua dejará de correr,
las aves sus viajes no volverán a emprender,
el pino erguido caerá sin dejar
rastro alguno de tanta bondad.

Un día se hallará perdida la oveja,
no habrá pastor que la encuentre, ¡pobre de ella!
El sol no saldrá con su dulce mirada,
vendrán las tinieblas dejando la nada.

Aquel día jamás llegará,
jamás la hermosura dejará de brillar.
Sería el día en que concluya, Señor,
imposiblemente todo tu amor.

martes, 18 de mayo de 2010

¡VIVO DE AMOR!


Por todos lados te busqué,
hasta el cansancio, sin cesar;
mas nunca te encontré,
¡jamás te pude hallar!

Buscando y buscando te creí
.                                encontrar,
¡qué falsa imagen!, me hacía dudar.
Allí no estabas, seguro que no,
¡qué pena tan grande!, ¡cuánto dolor!

"¡Oh, felicidad, ven a mi encuentro!
Te necesito, me muero por dentro",
era el grito que tanto clamaba
mi mísera alma, tan apenada.

Hoy me contento, ¡VIVO DE AMOR!,
pude encontrarte, Jesús, mi Señor.
Estabas adentro de mi corazón
esperando te encuentre con todo tu amor.

lunes, 17 de mayo de 2010

Virgencita María

Cuánta alegría siento contigo
cuando en tus brazos me quedo dormido.
.
Me acaricias, me llenas de amor,
entonces me olvido de todo dolor.
.
Con tu dulce mirada iluminas mi vida,
inundas mi ser de total armonía.
.
Recoges mis penas, mis dudas, mis miedos,
y haces de ellos un simple recuerdo.
.
Me abrazas, proteges mis días,
¡muchísimas gracias, Virgencita María!

viernes, 14 de mayo de 2010

Navidad

Dulce es la espera,
inmensa es la paz,
se alegra mi alma:
¡llega Navidad!

El mundo se colma
de un gran resplandor,
Dios viene al mundo
rodeado de amor:

la Virgen María,
su esposo José,
en un simple pesebre
lo verán nacer.

Luce en el cielo
la estrella fugaz,
se alegra Dios Padre:
¡¡¡es Navidad!!!

María, Reina Celestial

María, Reina Celestial,
tú has nacido tan sólo para amar.
Te agradezco mucho por ese amor
que con un "sí" total a Cristo nos regaló.

Toda mi alma a Dios
hoy quiero yo ofrecer
y, con la mirada en tu corazón,
imitar todo tu ser.

Bendita tú eres, Madre de Dios,
Reina y Señora de toda la creación.
Atiende muy pronto este corazón
que lejos de ti muere de dolor.

martes, 9 de febrero de 2010

Mi júbilo mayor

Celebro cada día la plena alegría del amor. ¿Qué sería de mi vida sin él? Vivo en el amor, vivo por amor, vivo del amor. ¡Oh, amor!, fuente de felicidad, sentido de mi vida y camino al andar. Saberme amado y volar en ese amor, es sin duda mi júbilo mayor.