domingo, 23 de mayo de 2010

Padre...


Padre, quiero vivir dirigido por tu voluntad.
Que mi vida sea una en tu infinito amor.
Que mis carencias no permitan que te pierda, oh mi Dios.
Que mis penas no atenten contra mi humano corazón,
y que mis miedos no me abrumen si siento que no estás Vos.
Que acaricie la alegría y sonría con tu voz.
Que recueste mis ideas en tu hombro sanador,
y me eleve dulcemente a tu cielo de esplendor,
para dormir en tu presencia cada noche de dolor.
Que tu Hijo me acompañe y sea siempre Redentor,
por los siglos de los siglos con tu Espíritu de Amor,
en la gloria de Vos, Padre, Santo Amable Creador.
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tus comentarios!!!
Un abrazo.
Matías Néstor