sábado, 26 de marzo de 2011

Me enseñaste a VIVIR

Quise alas, Señor, y me enseñaste a volar.
Quise sueños, y me enseñaste a soñar.
Quise alegría, y me enseñaste a sonreir.
Quise vida, y me enseñaste a vivir.
Gloria a ti, Padre Creador,
a ti, Jesucristo, Santo Redentor,
y a ti, Santo Espíritu de vida, de amor.